Un aroma, una frase, una imagen es lo que suele quedarse grabado en nuestra memoria, pero el contexto, el resto de circunstancias que visten ese recuerdo es, en gran parte, producto de nuestra imaginación.

Según Martin Conway, Director Del Departamento de Psicología de City Univerisity de Londres, dice que los recuerdos son reales y a su vez no.

¿Qué quiere decir con esto el Sr. Conway?

Después de 10 años de  investigaciones realizadas, saben que la gente en realidad no percibe sus recuerdos como tales hasta la edad aproximada de seis años, y cuando un adulto recuerda su niñez…

…esos primeros recuerdos de cuando tenía tres o cuatro años no son más que fragmentos independientes que a veces se perciben como recuerdos y otras no sabemos de donde proceden.

De hecho Conway ejemplifica:  «No estoy seguro de lo que es, quizás es algo que me contó mi madre, quizás una foto, quizás algo que soñé.»

¿Falsos recuerdos?

Otro gran neurólogo Británico, Oliver Sacks, contaba en un artículo de 2005, que en una conversación con uno de sus hermanos, comentaba con él que aún recordaba claramente como cuando él tenía 6 años una bomba había estallado al lado de la casa donde vivían en Londres durante la Segunda Guerra Mundial. 

Pero en ese momento, su hermano le contestó: «Oye, no es verdad, tu nunca lo viste”

A lo que Dr. Sacks sorprendido le cuestionó: “¿Qué dices? ¿Cómo puedes decir eso?

Y su hermano le contestó: «Nuestros padres nos mandaron fuera de Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Todo eso que describes fue escrito en una carta por nuestro hermano mayor que fue quien se quedó en Londres con nuestros padres, y recuerdo que te quedaste fascinado por la descripción tan detallada del suceso.”

Oliver Sacks llegó a una conclusión clara después de tantos años de investigación y de vivir en su propia mente esta experiencia. 

Y es que nuestra mente inconsciente recopila la información, “apropiándose” de toda ella y usándola a su antojo, formando un recuerdo propio que en realidad puede que no sea suyo. Pero a pesar de ello, se sigue sin distinguir el verdadero recuerdo del falso, porque la mente ha creado una realidad basada en la información recibida.

Y la cuestión es, ¿puede entonces un recuerdo falso puede generar estrés? 

La respuesta es sí. 

Al igual que el Dr. Sacks recibió una información detallada y se la apropió suya con el tiempo, llegando a establecerla como un recuerdo propio, lo mismo sucede en este siglo XXI con toda la información que nos impacta a día de hoy.

Sólo hace falta leer algunos titulares de los periódicos que describen desastres, sucesos peligrosos o miedo.

Con ello, nuestro subconsciente va almacenando todo ese tipo de información generando recuerdos (nuestros o no) que nos impiden vivir en un equilibrio emocional adecuado, ya que nuestra mente construirá según la información que tengamos.

Cuando toda esa información es procesada por nuestra mente, generamos una serie de pensamientos futuros (el 95% de las ocasiones nos atormentan) y que están repletos de incertidumbre, amenazas o situaciones que escapan de nuestro control, lo que conlleva a generar en nosotros un estrés inconsciente que nos traslada a un camino no deseado.

Y por ello, tras meses buscando técnicas que permitieran reducir el estrés en las personas, encontramos al fin un método que hoy en día compartimos con nuestros alumnos.

Un método con el que solo se necesitan 10 minutos al día y unos auriculares para contrarrestar todos los síntomas estresantes que estaban sufriendo.

Para mostrar cómo descubrimos esto y cómo nos ha funcionado a nosotros y a nuestros alumnos, en Budamindset hemos grabado un vídeo donde explicamos todo.

En él, desvelamos por qué un secreto psicológico que descubrió el Dr. Green en 1964, fue la clave para empezar a investigar más sobre este método.

El vídeo es totalmente gratuito y puedes verlo haciendo click en este enlace o debajo de la imagen.

https://www.budamindset.com/secreto-psicologico-elmer-green/